viernes, 19 de febrero de 2016

LOS TENDIDOS ELÉCTRICOS QUE MATAN A LA FAUNA.


En los años sesenta y setenta del pasado siglo, se trazaron multitud de lineas eléctricas de media tensión por todo el territorio nacional. Muchas de estas líneas eléctricas, con una tensión entre quince mil y treinta y seis mil voltios, pasan por montes donde habitan rapaces y otras grandes aves, o por zonas con poca o nula cobertura vegetal, por donde migran, campean, se dispersan, se alimentan o invernan. Estos tendidos eléctricos, muchos de ellos ya modificados, han sido los causantes de la muerte en España, de más de 300 águilas imperiales, más de 500 águilas reales, la extinción y la rarefacción del águila imperial, real, perdicera, alimoche, quebrantahuesos, búho real y cigüeña negra, en muchos puntos de nuestra geografía. Y de miles de rapaces medianas y pequeñas, buitres, cigüeñas, garzas, gaviotas, cormoranes, córvidos, palomas... que han muerto y van a seguir muriendo, hasta que no se modifique y aisle el último tendido eléctrico que cruza por nuestros campos.
Hoy vamos a ver la historia de 4 líneas eléctricas, que pasan por una zona geográfica de Madrid.




En esta torre, ya modificada y aislada, entre 1982 y finales de 1990, murieron electrocutados 8 búhos reales y tres ratoneros comunes. En la actualidad, sigue siendo un punto desde donde marca y caza el búho real, pues debajo de la torre hay excrementos y egagrópilas del gran búho.




Siguiendo la línea, a unos 25 metros llegamos a otra torre. Como vemos, ya está modificada y aislada. Debajo de esta, desde 1982 hasta su modificación, a finales de los noventa, han muerto 7 búhos reales, 3 azores, 4 ratoneros, 1 águila calzada y 3 buitres leonados.




En esta panorámica se ve una parte del trazado por el valle. Vemos la torre anterior ya modificada y aislada. Una torre que se modificó a principios de los años 90, en la que ya no volvió a morir ninguna rapaz. Y una torre que sigue igual, que debería de haberse modificado y aislado, pero que sigue igual. Matando a toda ave que tenga una envergadura superior a un metro, y se pose en el cable alto del cabezal.




En primer plano, vemos las características del cabezal de la torre. Este tipo de cabezal, con este diseño, es el más mortífero y dañino que existe en todos los tendidos eléctricos que cruzan por nuestros montes. Debajo de este tendido, que se sepa, desde el año 82 hasta la fecha, han muerto 8 búhos reales, 4 águilas calzadas, 6 ratoneros, 12 azores y 2 cárabos.




Debajo de la torre vemos el cuerpo de un azor joven, que murió electrocutado en 1991. En esta torre murió electrocutado en 1984, un azor que estaba anillado. En la anilla constaba la siguiente inscripción: ICONA B 8 671.



Esta es la ficha del azor electrocutado.




A la parte de abajo, en la misma ladera, vemos otra torre que también se denunció en su momento y sigue sin modificarse y sin aislarse. En este, desde el año 82 hasta la fecha, también han caído unas cuantas rapaces: 5 búhos reales, 3 cárabos, 4 águilas calzadas, 3 ratoneros, 9 azores.




Al pié de la torre vemos a un azor electrocutado. La fotografía se hizo a mediados de los años 90.




Siguiendo el mismo tendido, pero en la otra ladera del valle, las tres torres se modificaron o aislaron. En ellas también cayeron un buen número de búhos reales y azores. En esta que vemos, con el cabezal alto ya modificado, y en la que posiblemente ya no se electrocuta ninguna rapaz; desde 1982 hasta su modificación en los años 90, se electrocutaron 8 búhos reales, 1 águila imperial ibérica, 8 azores, 3 ratoneros, 1 águila culebrea y 1 águila calzada.




Debajo de la torre vemos una imagen de 1991, en la que hay un búho real electrocutado y plumas de la cola de un azor.




Después de varias consultas telefónicas, cartas y visitas a la zona, con el responsable en aquella época en la Agencia del Medio Ambiente de La Comunidad de Madrid; se inician los trámites burocráticos y legales para solucionar el problema... Que aún sigue sin resolverse del todo, después de 27 años.




Cambiando de valle y de línea eléctrica, en esta torre vemos el cabezal ya modificado.




Al pié de la torre apareció electrocutado en el año 2011 un buitre leonado. Esta torre se corrigió al año siguiente y no se tiene constancia de más muertes.




En la imagen vemos una panorámica de la zona y el trazado de la línea eléctrica.




Siguiendo el tendido, en la torre próxima, en el año 2012 se electrocutó otro buitre leonado.




En la imagen vemos al buitre leonado electrocutado. Llevaba menos de un día muerto.




La imagen sin vida de una rapaz protegida por la ley. Una especie que ha tardado varias décadas en recuperar una parte de su población. En hacerse notar en los campos ibéricos.




En la imagen vemos una torre con un transformador, con los cables aislados. En estas torres, cercanas a los caseríos, cortijos y casas de campo, mueren muchos milanos, cernícalos, mochuelos, lechuzas, córvidos, jinetas y garduñas.
La legislación vigente actual dice, que las líneas eléctricas existentes y las de nueva construcción, deben de cumplir las normas técnicas para que se reduzcan y eliminen los riesgos por electrocución y colisión para la avifauna. Todos los tendidos eléctricos, en los que se considere que hay riesgo de muerte, o se hayan encontrado aves muertas, tienen que ser modificados y  aislados.




Cerca, en otro valle, observando la panorámica, vemos un tendido de iguales características que los anteriores. Y también vemos la situación que tiene la torre en el monte...




Al acercarnos a la torre, vemos la forma de su cabezal. El más mortífero de todos...




Al acercarme, al pie de la torre veo la enorme silueta de un buitre leonado, que ha muerto electrocutado hace unos días...




Entre las ramas de la encina veo a una urraca muerta, con las plumas de las alas quemadas por la corriente eléctrica...




También veo el esqueleto de un ratonero, que murió electrocutado hace más de un año...




Los restos del cráneo de un azor, devorado por los jabalíes o los zorros...




El enorme cráneo de otro buitre leonado que se electrocutó hace unos años, junto al cráneo de un ratonero que corrió la misma suerte en parecidas fechas...




Los restos del cráneo de un azor o ratonero, devorado por los jabalíes o los zorros, hace más de un año...




Los restos del cráneo de un azor, electrocutado hace años...




los restos de un buitre leonado. Cerca, están las plumas de un búho real que se ha electrocutado, pero no se encuentra el cuerpo por las inmediaciones de la torre...




El cráneo de un búho real, electrocutado hace años...




Los restos de un ratonero, electrocutado y devorado por los jabalíes. En 2013 se electrocutó un águila imperial adulta, y desapareció el cuerpo. Alguien se lo llevó.
Este tendido eléctrico lleva en la zona desde los años setenta. Todas estas rapaces se han encontrado el día 22 de enero de 2016.
El día 26 de enero de 2016, se comunicó por teléfono todo lo ocurrido en este tendido, en el Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad Madrid.




Para terminar, he dejado la fotografía de esta torre con el cabezal modificado y aislado. El coste de la modificación del cabezal y la colocación de aislantes, con el tendido en tensión, ha sido de unos 2000 euros.
En esta se electrocutó un milano real hace tres años. Inmediatamente, con estos componentes aislantes tan simples, se modificó el tendido. Se acabó para siempre con el daño ambiental y económico.
España es un país que destina importantes sumas económicas, para la recuperación de las especies protegidas y en peligro de extinción. No se puede consentir que todavía pasen por nuestros montes, tendidos eléctricos que matan a especies protegidas por la ley, algunas de ellas en peligro de extinción.
Como último dato, sólo me queda decir después de lo visto... Que el águila imperial ibérica no se llegó a extinguir en los años ochenta, porque por sus territorios importantes de cría, no pasaban tendidos eléctricos de estas características. Pero si pasaban por donde se dispersaban en su juventud o por donde algunas parejas salían a campear y a cazar, que fue donde encontraron la muerte las cerca de 100 águilas imperiales ibéricas, que ya estaban registradas en la lista negra de los tendidos eléctricos. ¡Casi la mitad de la población mundial existente en la época, se estaba pudriendo bajo las torres!


6 comentarios:

  1. Hola Juan muy buen reportaje,en Viñuelas existen también un par de torres de alta tensión donde mueren un montón de rapaces.un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adrian. En Viñuelas y en Valdelamasa hay dos tendidos en los que se electrocutaban las rapaces, pero afortunadamente, a comienzos de los noventa se modificaron y se aislaron. Si hay alguno más, lo desconozco. Gracias por el comentario y por la información. Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. ¡Hola, soy de Universo de A! (https://universodea.wordpress.com/) y estaba recorriendo la Blogoteca para dar mis votos, te he encontrado… y me he decidido a ello; puesto que me ha sorprendido un blog sobre los bosques de Madrid en un lugar que, a veces parece que todo es ciudad, y no es así.
    Por otra parte, tu post es realmente impactante, especialmente las fotos.
    En fin, a lo mejor te interesa echar una ojeada a mi blog, te gusta lo que escribo, ¡y me votas pues también participo en los Premios! (http://lablogoteca.20minutos.es/universo-de-a-26423/0/); y quién sabe, tal vez podamos incluso seguirnos e intercambiarnos comentarios en nuestros respectivos blogs más allá del concurso… en cualquier caso, ¡felicidades por tu labor bloguera!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Universo de A!. Me he dado una vuelta por la Blogoteca y he visto tu interesante y currado blog... Está muy abierto a la cultura. Mi voto ya le tienes, y espero que tengas suerte, pues te lo curras mucho. En cuanto a los artículos de mi blog, la mayoría de la gente que es de Madrid, vive o viene de visita, se sorprende de como es Madrid... Gracias por el comentario y suerte. Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. Basta ya de matanzas estupidas contra la naturaleza por favor!!! Se deberían tomar cartas en el asunto urgentemente y prestar más atención a estos CRÍMENES Y CRIMINALES que una vez detrás de otra están acabando con nuestra fauna nacional.... Ahí queda eso. Por favor recoger firmas y entregarlas inmediatamente a las administraciones públicas ya para que se haga justicia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ciudadanos hacemos la mayoría de las veces más de lo que podemos y debemos, como ciudadanos... Los gestores de las administraciones públicas, son los que tienen que resolver y arreglar lo que se hace mal y está mal. Es su deber. Un saludo Rafael.

      Eliminar