lunes, 26 de mayo de 2014

LA ENCINA GRANDE DE PESADILLA.


En la confluencia de los ríos Guadalix y Jarama, cerca del antiguo camino de Madrid a Burgos, dentro del término municipal de San Sebastián de los Reyes, Madrid, existe una encina de unos quinientos años de vida. Con un tronco que sobrepasa los cinco metros de perímetro y unos catorce metros de altura.




Cuando nace la encina, se está terminando de unificar el territorio nacional... Comienza a gestarse un nuevo país fuerte y unido, que va a financiar y apoyar el descubrimiento de América...

Por otra parte, la política de Los Reyes Católicos es cambiante e innovadora... Ahora el hombre es libre y puede ir a vivir donde quiera, ya no le tiene que pedir permiso a su señor... Es un periodo en el que se fundan nuevas poblaciones. En este periodo se funda San Sebastián de los Reyes, en una dehesa de la Villa de Madrid, bajo su protección y la de los Reyes Católicos.  Otras por su situación geográfica desaparecen, o con el tiempo se despoblarán. En esta época nuestra encina esta dentro del término municipal de la villa de Pesadilla, poblada por unos 60 vecinos...

Los siglos XVI-XVII y XVIII van a cambiar la fisonomía y el paisaje de la zona... Las zonas llanas se desmontarán para sembrarse de viñas y cereales. Nunca más volverán a ser monte. El resto, unas 2500 hectáreas, llegarán cubiertas de encinas hasta mediado el siglo XX.

Madrid es ya la capital de España. Los cambios políticos van a traer un cambio estratégico en todo el país...

El siglo XIX es cambiante de principio a fin. A este país le pasa de todo... Y casi todo lo ve la encina... A su lado pasan los ejércitos de Napoleón para tomar Madrid, situando su cuartel general en San Sebastián de los Reyes, de donde se van "por lo arisco y molestos que son sus vecinos", no sin antes arrasar el pueblo, saquear el archivo municipal y quemar el ayuntamiento...

Épocas liberales, absolutismos, guerras civiles, carlistas, desamortizaciones... Dejan al país en la más absoluta miseria... Es un periodo en el que muchos pueblos se terminan por deshabitar y abandonar. La villa de Pesadilla y la villa de Fuente del Fresno desaparecen. Sus términos municipales se anexionan a San Sebastián de los Reyes.

La Venta de Pesadilla, próxima a la encina, era una parada de postas, donde paraban los coches de caballos que iban hacia el norte o Madrid. Fue un nido de bandoleros durante todo el siglo... Por aquí anduvieron Luís Candelas y El Sastre...

Los ríos Guadalix y Jarama corren limpios. En sus aguas se pescan muchas arrobas de peces y cangrejos, que se venden en los pueblos y Madrid...

El brutal siglo XX llega lleno de inestabilidad política y económica para todo el Mundo... En España hay varios intentos de golpe de estado, dictaduras y república, hasta que la situación se hace insostenible y estalla la brutal guerra civil del 36... al 39, y sus desagradables situaciones vividas en los dos bandos...

De la posguerra a los años sesenta, la zona fue una enorme huerta, que mató mucho hambre en la zona...

Los montes pasan del aprovechamiento forestal y ganadero, al más absoluto abandono, llenándose de jaras y produciéndose una recuperación y regeneración natural... De las 2500 hectáreas de monte que había, sólo sobreviven unas mil, el resto serán ocupadas por urbanizaciones, campos de glof, complejos deportivos y el Circuito del Jarama. Aquí ganarán el mundial Ángel Nieto, Emerson Fittipaldi y Juan Escabias, entre otros.

Los 50, 60 y 70 son años en los que la zona se llena de domingueros, que viene a pasar el día, comer y bañarse. ¡Y no había fuegos! Pero esto se acaba con la construcción de industrias y el aumento de la población, que no depuran sus aguas residuales.

Durante los años noventa y la primera década del dos mil, la mayoría de las empresa contaminantes se trasladan, y la que permanece depura sus aguas. Todos los municipios construyen  plantas para depurar sus aguas residuales... Las riberas, después de sufrir la saca de arenas y gravas, se han poblado de chopos y sauces... Ahora toda la cuenca del Jarama y Guadalix está protegida por la ley.

Más o menos, de esta forma tan resumida, nuestra encina nos podría haber contado su historia. ¡Qué gran cronista sería y cuantos secretos nos contaría si pudiese hablar!
Todavía la quedan otros quinientos años por vivir y por contarnos...

10 comentarios:

  1. Estupendo post y enhorabuena por el blog.
    Precisamente sobre la Venta Pesadilla tengo previsto hacer una entrada en Guadarramistas, a propósito de un bandolero llamado "chorra al aire", tiene tela el nombre, que tenía allí su centro de operaciones. Un saludo cordial. Ángel Sánchez Crespo. Guadarramistas.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por tu interés. Estaré pendiente de tu entrada en Guadarramistas... Decirte que la Venta de Pesadilla ya no existe. La tiraron a principios de los 90, y no hay una fotografía de este lugar con tanta historia. Otra vez la desidia a vencido... Estaba en el margen derecho de la N-I dirección Norte, próxima al Río Jarama, a 1 km de la encina. Ahora en su lugar hay un restaurante. Un saludo

      Eliminar
  2. Pensar en clave de árbol es todo un ejercicio de cortesía (con ellos) escaso y caro de ver. Gracias en todo caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan, gracias a ti por tu interés y tu comentario... El día que la mayoría de las personas se den cuenta (unos cuantos ya nos la hemos dado) que los árboles son seres vivos, aunque no se muevan ni produzcan reclamos; que son los seres vivos más grandes y con más vida del planeta, que resumen con su presencia la cultura y evolución de la civilización; y que no son sólo leña, ni madera, ni sombra, ni muchas cosas más, entonces habremos comprendido 50.000 años después, que nuestra civilización depende de ellos, y que debemos de darle la misma importancia, como mínimo, que tienen los animales... Un saludo

      Eliminar
  3. Soy un árbol.
    Salud para mantenerse amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agustín, gracias por tu interés y tu comentario.

      Eliminar
  4. Hola..me gustaría saber la ubicación exacta de la Encina...soy vecina y me gustaría visitarla!
    Gracias. Un saludo.
    Marta Fdez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, la ubicación exacta de la encina está en la confluencia de los ríos Guadalix y Jarama, cerca de camino de Torrelaguna a Barajas; a la altura del Circuito del Jarama, dentro del término municipal de San Sebastián de los Reyes. Está dentro de una finca privada, pero se puede visitar.
      Es una de las encinas más grandes de La Península Ibérica y se encuentra en muy buen estado de salud.
      Gracias por tu comentario. Un cordial saludo

      Eliminar