lunes, 1 de junio de 2015

LA SIERRA DEL HOYO.

La Sierra del Hoyo está cubierta por una vegetación mediterránea variada, con un nivel ambiental considerable. Hoy vamos a conocer un poco que guarda esta zona montañosa tan afamada, y tan desconocida.




El día llega con el cielo cubierto por una ligera capa de nubes. Son las 7´5 de la mañana y el ambiente es cálido. Hoy va hacer calor. El monte, a pesar de las escasas lluvias que han caído en invierno y a lo largo de la primavera, ha florecido y se ha renovado algo.




Algunas laderas son auténticos laberintos de rocas y de vegetación densa, formada por jaras, romeros y zarzas; enebros, encinas y alcornoques.




En un manantial que han abierto los ganaderos para que no les falte el agua a las vacas, observo a una curruca mirlona. Poco a poco, algo desconfiada, va descendiendo por las ramas de una zarza hasta llegar al agua.




Las laderas del sur de la sierra siempre han estado cubiertas de monte alto, que la mano del hombre ha ido renovando a lo largo del tiempo. Aquí la utilización racional de los recursos naturales ha sido equilibrada.




En la actualidad el ganado es escaso. Esto está permitiendo una recuperación del monte, aunque muy lenta. Las zonas claras se han poblado de arbustos, que protegen y crean suelo. A partir de aquí, los árboles pueden empezar a repoblarse...




Posada en la copa de un enebro grande, un águila culebrera observa la ladera, donde hay pequeños claros entre la vegetación. Si aparece una culebra o un lagarto ocelado, se lanzará a su caza.




Debido a sus paisajes sobresalientes, y a su flora y fauna mediterránea característica, esta zona de la sierra se salvó de la especulación urbanística en los años 80, y entró a formar parte del Parque Regional de la Cuenca Alta del Río Manzanares, con la figura A2, Reserva Natural Educativa.




Las elegantes y floridas dedaleras crecen entre las rocas de granito. Es un mundo donde el suelo apenas existe, y se vive gracias a las reservas de agua, recogida durante el invierno y la primavera.




Las laderas altas de la sierra apenas tiene suelo. Están constituidas por grandes rocas de granito muy erosionadas por el paso del tiempo, entre las que habitan los árboles y los arbustos.




En una encina baja, localizada en un valle apartado y poco transitado, localizo a la hembra del azor dentro del nido. Está alimentando a los pollos... Con el mismo silencio que llego, me voy...




En las umbrías, fondo de los valles y laderas orientadas al norte, se localizan pequeñas manchas de robles melojos, con ejemplares de notable talla.




Donde los suelos son profundos y existen pequeños acuíferos, se localizan pequeñas manchas de alcornoques con ejemplares de buena talla.




Los valles cerrados por la densa vegetación, donde la presencia de las personas se deja sentir poco, son el hábitat del ciervo. En esta época del año "están echando" las cuernas nuevas. Cuando termine el verano, volverán a lucir una nueva corona. Volverán a ser los reyes del monte.




En los pequeños valles, los contrastes en la vegetación son considerables. En el fondo, el suelo es más profundo, los árboles son más grandes y menos variados, acompañados por un extenso y variado pastizal que alimenta a la ganadería. En las laderas, donde las rocas son más profundas que el suelo, los árboles son terciados, pero más variados; abundan los arbustos y los pastos son más escasos y menos variados. Los dos ambientes forman una unidad muy importante para todos los seres vivos de la zona, incluido el hombre.




A lo largo de las laderas y los valles, se localizan ejemplares de alcornoque. Si nos fijamos en sus troncos y sus grandes ramas, veremos que hace tiempo se les ha quitado el corcho alguna vez.




Sobre la roca recubierta de musgos y líquenes, observo a un macho de lagartija colilarga. Esta lagartija de buena talla, era muy abundante en los montes mediterráneos del centro de Madrid. En la actualidad apenas es común.




Las grandes flores de las jaras pringosas se han lucido poco esta primavera, debido a la sequía que se ha implantado en el monte. Esta escasa floración va a repercutir en la baja producción de miel y en la vida de las colmenas.




En la actualidad encontramos al alcornoque formando pequeñas manchas abiertas en varias zonas. Viendo la localización de estas manchas y la situación de los ejemplares aislados o acompañados, podemos llegar a la conclusión, que en un pasado reciente este árbol llegó a poblar casi toda la sierra, acompañado por encinas, quejigos, arces menores, robles melojos y enebros de la miera, principalmente.




A la sombra del monte alto observo a tres jabalinas con sus crías. Por donde pasen, todo pequeño ser vivo en forma de conejo, ratón, culebra, lagarto, nido, insectos, raíz, bulbo o fruto, acabará en sus estómagos.




Acompañado por grandes encinas me encuentro con un buen ejemplar de alcornoque. Junto a él, observo el ambiente que nos está dejando esta primavera, en la que las lluvias están siendo muy escasas y el monte empieza a notar ya su falta. El verano está cerca... Si las tormentas no acompañan en los próximos meses, las consecuencias van a ser poco agradables.


12 comentarios:

  1. Muy bonito el lugar y que chulada de Culebrera.. Nos vemos.. :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana. Pues si, esta sierra que parece pequeña, tiene muchos valles y laderas... Y mucha naturaleza que ver y fotografiar. ¡Qué tendrá la culebrera que a todos nos gusta!.
      Gracias por el comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Gran reportaje, aunque hay un tema que no se ha tratado y creo que es principal: la privacidad de todo ese monte ...
    Lo conozco y lo he pateado numerosas veces, pero para bajar de esos montes a Hoyo hay que pasar una valla. Al otro lado es terreno militar así que mucho pero aún ...
    Con la declaración de Parque Natural, ¿siguen teniendo los propietarios el derecho de vallarlo y que por allí no pase ni Dios? ...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Sierra del Hoyo tiene muchísimas hectáreas y está dentro de varios términos municipales. Hay zonas que son privadas o militares, en las que no está permitido el acceso y no se puede entrar; y otras que son públicas o privadas, pero que no está prohibido el paso. Por otra parte esta sierra está muy bien comunicada por caminos públicos y vías pecuarias de diferentes anchos.
      Gracias por el comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. ¡Cómo me gustaría conocerte! Y un día, o muchos, salir al campo contigo y aprender a ver la naturaleza de Hoyo con los ojos que tú la ves. No pierdo la esperanza.
    ¡Enhorabuena! Un precioso trabajo...muy bueno, me ha gustado mucho.
    Un saludo
    P.P. Grillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe. Pues va a tener que ser en otra ocasión. En lo que queda de año, tengo que patear otras zonas, en otros puntos de Madrid. Los que tenéis el privilegio de vivir por la zona, tenéis que aprovecharlo, y disfrutar y conocer esa maravillosa naturaleza.
      Gracias por el comentario y por el interés.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. Si, lo tenemos. De hecho, la declaración de Parque Regional, hace ya casi 30 años, lo que hizo fue simplemente añadir restricciones de uso. Desde entonces, los propietarios se han esforzado en que las normas no solo en cuanto al respeto de una propiedad privada, sino en cuanto a la propia normativa de protección establecida para protegerlo, se cumplan en su interior. Por ejemplo, evitando el que por allí circule nadie que no esté debidamente autorizado por la propiedad, ni lo haga por senderos debidamente habilitados, ni sin la debida información. Porque los senderos actualmente existentes son, en su mayor parte abiertos de forma ilegal.
    No es que no pueda entrar ni Dios, es simplemente que hay que respetar las normas y comportarse con educación y civismo, lo cual por desgracia no es precisamente lo más frecuente. Por cierto, muy bonito el artículo, pero yo matizaría una cosa. El actual estado de conservación de la finca es fruto del arraigo al campo, del exquisito respeto de la familia propietaria desde hace casi un siglo, y de sus esfuerzos por conservarla adecuadamente. Entre otras muchas cosas de que por allí circule "todo Dios", por caminos abiertos de forma ilegal, por zonas especialmente sensibles, y sin información ni respeto suficientes. Y es por ello, por lo que esta zona de la sierra se salvó de la especulación urbanística en los años 80", al contrario que otras fincas privadas y también públicas.
    Un saludo http://fincalaladeraypicazos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Vamos a ver... El reportaje que he realizado sobre la Sierra del Hoyo, está realizado en varios puntos de esta extensa sierra. En zonas públicas o con el permiso de los propietarios, o desde caminos y vías pecuarias. La Sierra del Hoyo no es sólo la zona más alta, hay mucho más, que daría para contar bastante. Las fotografías realizadas de Los Picazos, se han hecho desde zonas públicas, vamos desde el pueblo, que linda con el monte. Y no hay nada más que contar. Si les ha molestado que haya fotografiado esta zona de la sierra, tan interesante y con esos paisajes tan sobresalientes, que parece ser pertenece a su propiedad, lo siento mucho, no ha sido esa mi intención. Gracias por el comentario. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. No, me has interpretado mal. El comentario iba más bien dirigido a responder al de las 10.25; la obsesión de algunos sobre la privacidad de determinadas zonas de la sierra, que llevan a que para ellos lo principal sea ese tema, en lugar de su correcta conservación. Tu artículo me ha parecido bonito, e interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que la conservación y la utilización racional de los recursos naturales tienen que ir unidos. Hay muchas zonas en nuestro país en las que ya no es rentable la producción agroforestal, pero pueden ser rentables si se les da otros usos y se mantiene y fomenta su conservación. Tal es el caso del Hayedo de Montejo de la Sierra, la Reserva de Rapaces de Montejo de la Vega, entre otros.
      Gracias por el comentario. Un saludo.

      Eliminar
  7. Excelente reportaje de este precioso lugar, donde se respira naturaleza pura. Es importante que se siga conservando tal cual para disfrute de futuras generaciones sin importar que su propiedad esté en manos públicas o privadas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El medio natural es el pilar sobre el que se sustenta la vida. En él se produce el aire limpio que respiramos, el agua potable que bebemos y los productos con los que nos alimentamos y vivimos... En nuestros días, hay zonas que son más rentables si se protegen y si se fomentan sus valores naturales y culturales, pero con la ayuda de la administración y haciendo bien las cosas, pues todos nos vamos a beneficiar de esos espacios naturales, de una forma o de otra.
      Gracias por el comentario. Un saludo.

      Eliminar