domingo, 6 de octubre de 2013

EL MONTE BRAVO EN OTOÑO.


A finales de septiembre, con las primeras lluvias del otoño, en los montes mediterráneos de Madrid comienza la berrea de los ciervos. La última manifestación natural de los grandes herbívoros que habitan en la Península ibérica.




En las grandes manchas mediterráneas bien gestionadas desde tiempo inmemorial, todavía es posible ver a los grandes herbívoros...




Al amanecer van saliendo del monte. Se dirigen a los claros, donde berrean, se pelean y van formando los harenes de hembras...




Un ciervo de unos cinco años, berrea en un claro del arroyo, donde defiende su pequeño territorio y cuatro ciervas con las que se aparea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada