lunes, 6 de octubre de 2014

LA SIERRA DEL RINCÓN Y EL VALLE ALTO DE LA PUEBLA. OTOÑO.


El otoño dura poco en la Sierra del Rincón, apenas mes y medio, si viene con lluvias y temperaturas templadas. Es la época del año cuando los montes se visten de colores, según las especies que tengan, y los van variando hasta que tiran las hojas... "Al día siguiente" el invierno ya se habrá metido en estas montañas.




Las nubes venidas del Norte se meten por los collados y los valles... Arropan a los robles de la dehesa de La Hiruela.




En un arroyo, un papamoscas cerrojillo se baña para arreglar sus plumas. Con ellas tiene que llegar hasta el África tropical.




Está amaneciendo... El día viene nublado y la temperatura es muy agradable. En la orilla del Río Jarama, junto a un haya grande, me detengo unos instantes para observar el ambiente...




La mitología, la superstición y las creencias populares, siempre han estado presentes en los grandes bosques próximos a los pueblos y ciudades... A ellos acudían ciertas mujeres que entendían muy bien las hierbas medicinales, conocidas como curanderas, brujas, meigas, trementinaires...




El pueblo de La Hiruela, metido en el valle alto de la montaña, próximo al Río Jarama, es el primer pueblo de la zona que recibe los rayos del sol de la mañana.




En el robledal se produce un claroscuro único, que nos descubre rincones del bosque y pájaros de vivos y elegantes colores, como el macho de colirrojo real.




A finales de octubre los frutos del endrino ya están maduros. Tienen un sabor algo ácido... Los habitantes de la zona elaboraban con ellos pacharán.




Entre los grandes robles melojos de la dehesa de Puebla de La Sierra, podemos ver ciertas esculturas "naturales", que forman parte de un recorrido escultórico conocido por "El Valle de Los Sueños". En la imagen, "El Roble Hueco".




Las laderas altas del valle de La Puebla, se sembraron de pinos silvestres en los años 60. Con el paso del tiempo, los robles autóctonos nacidos de forma natural, se van haciendo notar entre los pinos... Al fondo vemos el Pico de Peña de la Cabra, de 1830 metros de altitud.




Los grandes canchales de cuarcita descienden por las laderas de La Peña del Cuervo, en Prádena del Rincón. Con el paso del tiempo son retenidos y colonizados por la vegetación.




En esta época del año, invernan varios ejemplares de garza real en los arroyos y ríos de la zona.




La noche cambia la forma de ver lo que hemos visto durante el día. Ahora las calles de Prádena del Rincón tienen otra dimensión...




En Montejo de la Sierra se encuentra en centro de información e interpretación, de la Reserva de la Biosfera de La Sierra del Rincón. Aquí podemos informarnos y recoger los pases para visitar el hayedo.




Las grandes hayas que crecen en la orilla del Río Jarama, van cogiendo los colores del otoño. Si las lluvias acompañan y no se producen heladas, en quince días se cubrirán de amarillos, naranjas y ocres...

NOTA: Ver también el artículo del día 21 de octubre de 2013. TRÁILER. CUADERNO FOTOGRÁFICO DE LA SIERRA DEL RINCÓN Y EL VALLE ALTO DE LA PUEBLA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada