lunes, 28 de abril de 2014

EL PATRIMONIO RURAL DESAPARECE DE LOS PUEBLOS DE LA MONTAÑA.


La arquitectura tradicional y funcional de los pueblos de la montaña de Madrid casi ha desaparecido. En la actualidad sólo quedan edificios casi hundidos y elementos muy deteriorados. En el mejor de los casos, se han recuperado y restaurado ciertas estructuras, como potros de herrar, fuentes, hornos... O casas reconstruidas, que recuerdan poco a la original, pues sus partes externas, puertas, ventanas y demás elementos, son modernos.
Todavía es posible salvar parte de este patrimonio histórico, con el que se puede convivir. Sólo hace falta un poco de voluntad por parte de los propietarios y de las administraciones competentes, de lo contrario, estamos delante de una forma de vida tan amenazada, como cualquier especie en peligro de extinción.




En la pared de piedra vemos una ventana hecha con gruesas vigas de roble. La reja, está muy bien construida, para proteger el interior de la vivienda. En una viga hay clavadas dos jícaras de porcelana blanca. Nos dicen que a esta casa llegó la luz muy pronto... Lo que ya no nos dice la ventana, con sus puertas abiertas y rotas, cuando se quedó la casa deshabitada...




La mitad de la casa ya se ha venido abajo. La otra, aguanta a duras penas la llegada del invierno, con la húmeda lluvia y el peso de la nieve...
La naturaleza auténtica, de zarzas, hierbas y algún fresno, están haciendo lo natural. Recuperan el espacio perdido hace siglos... Pues aquí, lo auténtico que había, ya se ha perdido para siempre.




Dentro de la casa, a punto ya de caerse, el panorama es desolador... Todavía podemos ver ciertos elementos arquitectónicos muy bien construidos, que tuvieron su utilidad hace sólo cincuenta años... Cuando la casa se hunda, se llevará consigo muchos secretos y formas de la arquitectura tradicional.
La fotografía de este horno tradicional existirá para siempre, y dejará constancia de como eran...




La fauna silvestre aprovecha por el momento las casas deshabitadas, pero cuando estas se venga abajo, ellos también se marcharán. Son el último eslabón de vida que van acompañar a este mundo rural.
Sobre la puerta abierta del armario, descansa una golondrina. Cerca, en un rincón próximo al techo, tiene el nido...




Aquella industria próspera, que no dejó ni un día del año de producir harinas para hacer pan o piensos para el ganado, también cerró la puerta a la tradición, al buen hacer y a una forma de vida que hace tiempo desapareció en la zona. El molinero, es otra "especie" que se ha extinguido para siempre en estos contornos.
Lo que queda, ya lo veis, poca cosa... Un molino en ruinas a punto de hundirse. Los restos de una máquina industrial hecha de madera, pintada de azul, que producía harinas y piensos... Esta fotografía del interior, es todo lo que se ha salvado por el momento... Lo demás, el tiempo y la desidia lo han borrado para siempre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada