lunes, 22 de septiembre de 2014

LOS PAISAJES DEL TORO BRAVO.


Madrid y Toledo son tierra de origen de la Casta Toros del Jarama. Una especie de toro bravo, generalmente de pelo colorado encendido, de gran alzada e imponente cornamenta, que se extinguió durante la guerra civil del 36. En la actualidad, en las zonas históricas donde pastaban los Toros del Jarama, ahora pastan toros andaluces de Casta Vistahermosa... Los paisajes siguen siendo los mismos, pero el toro ha cambiado.




El Cerro de San Pedro y las dehesas bajas de Guadalix de la Sierra y Miraflores de la Sierra, son el hábitat de los toros bravos de Victoriano del Río Cortés.




En esta zona histórica de la vega del Río Jarama, en Ciempozuelos, conocida como Soto Gutíerrez, pastaron los toros legendarios del Jarama... Siglos después, con el mismo origen, los del Marqués de Gaviria, y durante más de un siglo, los de Hernández.




La cría del toro bravo en las dehesas altas de Guadalix de la Sierra, está teniendo resultados muy positivos... Se está recuperando el monte, de los antiguos y continuos incendios producidos por el desaparecido polígono de tiro cercano; y está protegiendo a ciertas especies escasas...




Los extensos prados de Las Navas, en Colmenar Viejo, nos muestran una estampa típica, nuestra... Que nunca debe de desaparecer.




En los montes bravíos, donde habitan los ciervos, los corzos y los jabalíes, la silueta del toro está presente...




La luz del crepúsculo también recorta su paisaje donde habita el toro...




Las lluvias y temporales del otoño pintan su paisaje de color...




Las aguas desbordadas del Río Jarama, ponen otro punto de contraste en la ribera...




La nieve cambia completamente la visión del paisaje durante días...




Los fríos días del invierno, se reflejan en los pastos quemados por las heladas, y en las abundantes gaviotas que invernan en las lagunas cercanas al Río Jarama... Un clima duro, que templa el carácter del toro, noble en el monte y bravo en la plaza.

2 comentarios: